Para dejar de fumar cualquier momento es bueno, siempre y cuando estés convencido  de ello. La hipnosis para dejar de fumar es una forma rápida de conseguirlo, una de las pocas opciones que tenemos para dejar el tabaco de una forma rápida y efectiva. Pero deben darse tres condiciones principales: tiene que ser una decisión propia y la persona fumadora debe estar convencida de querer dejar de fumar para siempre.

Muchos pacientes que acuden a nuestra consulta de Madrid para dejar de fumar con hipnosis, coinciden en afirmar que si existiera la máquina del tiempo y pudiesen volver a ese primer momento, no volverían a fumar. El caso es que lamentablemente la máquina del tiempo no existe y raras veces el fumador consigue dejarlo de la noche a la mañana por sus propios medios y no recaer en un momento de debilidad. Se trata de una adicción que quien se propone dejarla por su cuenta puede conseguirlo durante unos días, una semana o incluso meses, pero la mayoría sufre recaídas bien sea en momentos de estrés, nerviosismo, preocupaciones o simplemente por relacionar el tabaco con determinadas actividades de ocio o hábitos: tomar un café, ir de comida o de cena o incluso tomar una copa.

El tabaco afecta a todos los sectores y tipos de actividad, incluso a personas que practican deporte. Los deportistas ven disminuida su capacidad de resistencia y su capacidad pulmonar, pero no sólo ellos. Cualquier persona que fume diariamente notará los efectos del tabaco cuando intente realizar una actividad que conlleve esfuerzo físico o de resistencia (subir escaleras, subir cuestas, hacer caminatas, nadar, montar en bicicleta, correr, etc).

¿Qué contiene un cigarrillo?

Nicotina
Monóxido de carbono
Alquitrán
Gas cianhídrico
Amonio
Azúcar
Cacao
Piridina
Miel y chocolate
Menta
Regaliz
Tallos y deshechos de hoja de tabaco
Papel
Filtros

Los principales riesgos para tu salud:

Cáncer
Pulmones
Corazón
Fertilidad
Embarazo
Dentadura
Piel

Nunca es tarde para dejar de fumar, pero tampoco se puede obligar a un fumador a dejar el tabaco. Dejar de fumar se consigue. Simplemente debe ser una decisión propia y la persona fumadora debe estar convencida de ello.