Redacción: Isidro Pérez Hidalgo

Hoy quiero hablaros, sin extenderme demasiado debido a que es un tema realmente amplio, de la Hipnosis para reducir el dolor y de las estrategias hipnóticas para el control del dolor. Para ello comenzaré hablando de sus orígenes en la era moderna y posteriormente pasaré a enumerar diferentes puntos de cara al tratamiento y las técnicas o enfoques para el control del dolor con hipnosis clínica.

Como algunos ya sabréis, la hipnosis de la era moderna se inició en el Siglo XIX, verificándose la importancia que tenía su aplicación a la hora de controlar el dolor. En la Francia de aquella época, concretamente el 12 de abril de 1829, el Doctor Cloquet realizó una mastectomía utilizando como único anestésico la hipnosis. La hipnosis se extendía como una nueva práctica médica por toda Europa y EEUU y es evidente que tuvo su primera etapa de escepticismo, pero al mismo tiempo la ciencia se sorprendía ante la eficacia de la hipnosis a la hora de reducir el dolor y los cirujanos empezaban a cambiar su consideración de esta técnica ante los éxitos obtenidos.

A lo largo del siglo XX se dieron desarrollos importantes con respecto a la hipnoanestesia, empleándola no sólo en cirugía, sino también en odontología, obstetricia, dermatología, rehabilitación y un largo etcétera. Además el estudio del dolor ha desvelado importantes hallazgos en cuanto a las relaciones que existen entre dolor como tal y  el sufrimiento desde un punto de vista más psicológico, y se ha destacado el estrés neuroendocrino en su relación con el dolor.

En todos estos años, la hipnosis clínica ha demostrado de forma muy clara su eficacia para reducir el dolor.

Puntos a considerar de cara al tratamiento de Hipnosis Clínica

para el control del dolor:

Puntos a considerar de cara al paciente

Podemos distinguir una amplia variedad de intervenciones hipnóticas dirigidas a reducir el dolor. Tendremos para ello que llevar a cabo un minucioso proceso de selección entre alternativas muy variadas, dependiendo de:

  1. Grado de sugestionabilidad del paciente.
  2. Localización del dolor.
  3. Características subjetivas del dolor.
  4. Tipo de patología asociada al dolor
  5. Contingencias sociales o ambientales asociadas al dolor.
  6. Presencia de otros tratamientos farmacológicos o no farmacológicos.
  7. Características de personalidad del paciente.

Todas estas consideraciones anteriores, tendrían que ver con el plan de intervención que podemos llevar a cabo delineando un tratamiento debidamente individualizado. Por último, enumero en este esquema las 11 técnicas que pueden producir analgesia o anestesia mediante hipnosis, en lo que respecta al control del dolor, siendo las 3 más importantes las “SUGESTIONES DIRECTAS”, las “SUGESTIONES INDIRECTAS Y METÁFORAS” y la “DISOCIACIÓN”. 

Técnicas que pueden producir analgesia o anestesia

 

Tanto si padeces dolor crónico y quieres mejorar tu estado de salud, como si tienes interés en ampliar tus conocimientos en Hipnosis Clínica, puedes enviarme un email con tus datos y teléfono de contacto a info@chcpsico.com o contactar conmigo en el teléfono 91 555 40 77.

 

Te puede interesar: