Perder peso, cuando nos lo proponemos, es algo que se nos suele ir de las manos si pensamos en vacaciones o incluso fines de semana. ¿A quién no le ha pasado alguna vez regresar a casa después unos días de ocio y ver que la aguja de la báscula se había movido en nuestra contra? Las celebraciones, los momentos de estrés, las preocupaciones y el nerviosismo son algunos de esos momentos que se caracterizan por los excesos y la comida compulsiva e hipercalórica. Comer demasiado y pasarnos demasiado tiempo sentados o frente al ordenador, no ayuda mucho que digamos.

Tras las vacaciones…

No es de extrañar, que una de las frases más pronunciadas sea “¡Cuando vuelva a la rutina me pongo a dieta!” pero, ¿Lo conseguimos de verdad? Siempre, siempre… no. Seamos sinceros. Uno comienza muy motivado pero se va desinflando y siempre encontramos una escusa: no tenemos tiempo, no nos ha dado tiempo a hacer la compra para disponer de una buena alimentación, lo que coma hoy mañana compenso con una ensalada, etc. ¿O no? 🙂

Muchos expertos recomendamos mantener un ritmo constante de alimentación, comer siempre a las mismas horas y sin comidas copiosas. Ese ritmo hay que intentar mantenerlo durante la temporada de vacaciones, aunque siendo realistas, la mayoría no tenemos la fuerza de voluntad, por lo que nos toca hacer los deberes pasadas esas fechas.

Las dietas milagro y sus posibles efectos secundarios.

Justo después de la temporada de vacaciones y de estas fechas navideñas, es cuando los medios de comunicación y las redes sociales nos inundan de productos y trucos para perder peso. Podemos incluso leer dietas que prometen perder todo el exceso de peso en sólo una semana, algo poco o nada saludable con su posterior posible efecto boomerang por todos sabido. Estas dietas son consecuencia de la actual obsesión por perder peso de forma exprés y conseguir el llamado “peso ideal” que tanto preconizan los medios de comunicación, llegando a anteponerse el aspecto físico a la salud.

¿Qué efectos secundarios pueden surgir ante  una reducción energética drástica?

  • Alteraciones gastrointestinales
    • Náuseas
    • Vómitos
    • Diarreas
  • Alteraciones cardiocirculatorias
    • Arritmias
    • Hipotensión ortostática
  • Alteraciones dermatológicas
    • Sequedad del pelo
    • Fragilidad de uñas
    • Pérdida de cabello
  • Trastornos neuropsíquicos:

El cuerpo hay que cuidarlo todo el año

El cuerpo está formado por órganos internos que necesitan todo tipo de alimentos “saludables” y un estilo de vida sano para funcionar correctamente, como pueden ser el  estómago, los riñones, el bazo, la vejiga, el corazón, el hígado, los pulmones, el páncreas, la vesícula o el cerebro. Por otro lado tenemos los huesos, la vista, la piel y otros muchos a los que les afecta directamente nuestro tipo de alimentación, por lo que si deseas perder grasa, peso y comenzar a cuidarte debes plantearte que el primer paso está en tus manos.

Simplemente debes mentalizarte y aprender a controlar la alimentación para comer de forma saludable lejos de esos picoteos entre horas que muchos pacientes queréis evitar y que os llevan a ingerir cientos de calorías innecesarias, como pueden ser las patatas fritas, dulces, bollería, etc. No hay que olvidar que la ingesta de refrescos aporta calorías vacías y  sin nutrientes, ya que en su mayoría están compuestos por grandes cantidades de azúcar y fructosa. Por ejemplo, las calorías aproximadas por lata de 33 cl de refresco de naranja tiene 112-130 kcal; el Sprite: 122 kcal; el refresco de Cola, 139 kcal; el refresco de limón: 149 kcal.

Necesitemos perder peso o no, el cuerpo tenemos que intentar cuidarlo todos los días del año, con alimentación saludable y un mínimo de ejercicio. Si tienes un problema de obesidad y al caminar o al levantarte te duelen las piernas por el exceso de peso, plantéate que debes comenzar a cambiar tus hábitos seriamente antes de que tu problema vaya a más. La obesidad no le hace ningún bien a tu cuerpo, créeme, y más tarde o más temprano comenzarás a notar sus efectos en tu salud. Haz un mínimo de esfuerzo y aunque sea en casa haz algún ejercicio al día. Simplemente con constancia lograremos ir perdiendo peso paulatinamente e irnos manteniendo. Si bien es cierto que la falta de tiempo, las condiciones físicas o simplemente carecer de la motivación necesaria, son factores bastante comunes que pueden surgir en tu contra, no dejes de intentarlo porque puedes hacerlo. Todas las metas en esta vida requieren comenzar con un mínimo esfuerzo.

Para todas las personas con problemas de obesidad, les recomiendo que lean este artículo:

adelgazar-con-hipnosis-clinica

 →“Aprendiendo a controlar lo que comemos “← 

Si estás dispuesta o dispuesto a cuidar tu cuerpo y a comenzar una vida saludable perdiendo peso paulatinamente sin las famosas dietas milagrosas y sin pastillas no dudes en pedir una primera consulta informativa completamente gratuita llamando a nuestro Centro de Hipnoterapia Conductual de Madrid. Estamos en la Calle Orense 16-9ª planta puerta C.

Teléfono de cita previa e información: 91 555 40 77 ó 91 597 10 90

¿Deseas contarme tu problema de obesidad? Puedes enviarme un email a info@chcpsico.com y te responderé a la mayor brevedad posible. En este caso, es fundamental que indiques tu nombre, teléfono de contacto, edad, peso, tus hábitos y todo lo que consideres de importancia.

Y recuerda siempre, que la obesidad no se pierde con las “dietas milagro”, ya que corres el riesgo de subir más de peso aún con su efecto “boomerang”. La obesidad se supera con constancia, de forma paulatina, cambiando de hábitos alimenticios sin pasar hambre y activando nuestro cuerpo poco a poco.

Isidro Pérez Hidalgo.

 

Rellene el siguiente formulario y solicite su 1ª CONSULTA informativa: GRATIS

 Formulario de reserva de cita

Quiero solicitar mi 1ª consulta informativa GRATIS y sin compromiso

Nombre del paciente:

Indique un teléfono donde esté localizable:

Su correo electrónico (opcional):

Indique un día para su cita (fecha aproximada opcional):

Seleccione su disponibilidad:

Confirmo que todos los datos facilitados son correctos

 

Compártelo en tus redes sociales