TANOREXIA

"La obsesión por el bronceado"

QUÉ ES LA TANOREXIA · SÍNTOMAS · CONSECUENCIAS · EFECTOS · TRATAMIENTO

Por muy raro que nos parezca hay personas que sienten verdadera obsesión por el bronceado y aprovechan cualquier mínimo rayo de sol natural para sentir que “no van a perder el color” o acuden a cabinas de rayos UVA de forma asidua debido a esa necesidad de sentir que tienen la piel bronceada. Son personas que tienen la sensación de no estar nunca lo suficientemente morenas y necesitan de ver reflejado en su piel un bronceado excesivo, lo que se conoce por tanorexia: un trastorno psicológico relacionados con una percepción distorsionada de la propia imagen con graves consecuencias para la salud.

 

"Para muchos de nosotros el sol significa disfrutar de más tiempo al aire libre, vivir más momentos de ocio, practicar nuestros deportes  favoritos o hacer una escapada a la playa o a la montaña".

 

¿Qué es la TANOREXIA? Definición de Tanorexia

La tanorexia fue bautizada como un trastorno psicológico en el año 2005. Este término nació a raíz de un estudio en el que se demostraba que las personas obsesionadas con lucir un bronceado excesivo todo el año tenían un patrón de comportamiento de carácter obsesivo similar al que se presenta en otro tipo de adicciones, como la anorexia, el alcohol, el tabaco, la compra compulsiva, etc. Posteriormente a ese estudio, en el 2006 surgió uno nuevo que aportaba las explicaciones fisiológicas de este trastorno, al constatar que mientras toman el sol los tanoréxicos tienen una importante liberación de opioides endógenos y endorfinas, de tal modo que cuando dejan de exponerse a la radiación ultravioleta sufrían un síndrome de abstinencia.

La adicción al bronceado o tanorexia es un trastorno psicológico y como tal hay que tratarlo. La persona tanoréxica tiene una percepción distorsinada de la realidad y hace que nunca vea su piel lo suficientemente bronceada. Esto le lleva a exponerse al sol de forma compulsiva, de manera constante y prolongada o bien a acudir a centros de bronceado de rayos UVA.

La tanorexia por lo tanto es una adicción obsesiva al bronceado, hasta el punto de que nunca se llega a obtener la intensidad deseada, por lo que recurren a sesiones intensas y prologadas de bronceado, sea al sol o utilizando cabinas UVA, con todos los riesgos que ello conlleva y siempre sin lograr su objetivo ya que siempre consideran que el color de su piel no es lo suficientemente oscuro.

Adicción en ambos sexos


Aunque en un primer momento se centró este trastorno en las mujeres, en los últimos años se ha extendido también a los hombres. La tanorexia comienza por la falta de aceptación crónica de las personas de su imagen corporal o facial, y aunque suele afectar sobretodo a mujeres de entre 17 y 35 años, hay muchos hombres que también la padecen, como es el caso de famosos muy conocidos como Valentino o su ex-pareja Giancarlo Giammetti, Julio Iglesias o Giorgio Armani entre otros.

Si me gusta tomar el sol, ¿tengo tanorexia?


No. El simple hecho de que una persona desee estar bronceada en verano o mientras disfruta de unas vacaciones, no significa que sea tanoréxica ni que padezca indicios de este trastorno. Lo que sí debes es ser realista y fijarte en si tu preocupación por el bronceado aumenta y llegas al punto en que se convierte en una obsesión durante todo el año. En este caso es recomendable recurrir a alguien para contarle lo que te ocurre o pedir asesoramiento a un psicólogo. Aunque en la mayoría de los casos las personas que sufren este trastorno no se dan cuenta de ello, es un trastorno progresivo que no se ve como un problema.

Síntomas de la tanorexia. ¿Cómo se manifiesta esta obsesión?


 

 

"Un peligro asociado a la tanorexia es el melanoma, uno de los cánceres de piel más malignos "

Como bien hemos dicho, las personas que sufren tanorexia (tanoréxicas) sienten un deseo irrefrenable de estar bronceadas todo el año. Necesitan sus dosis habituales de rayos ultravioletas. Una persona que sufre tanorexia puede incluso dejar de disfrutar de momentos de ocio o rechazar planes, si no ha satisfecho su necesidad de tomar el sol. Por extraño que nos pueda parecer, prefieren tomar el sol a cualquier otro plan.

Es fácil identificar a las personas que sufren tanorexia ya que su piel refleja claramente un envejecimiento cutáneo prematuro, en ocasiones manchas y sobre todo pérdida de elasticidad. Estos síntomas y las posibilidades de desarrollar cáncer de piel son situaciones que se dan en personas que abusan continuamente de la exposición solar.

Dado que este término como entidad patológica surgió hace poco más de una década, sus manifestaciones clínicas todavía no han sido claramente descritas.

Lo que está claro es que cuando algo se convierte en una obsesión o adicción es muy difícil que la propia persona lo reconozca como tal, sin embargo, las personas de su alrededor pueden detectarlo ya que la observación suele ser suficiente para identificar sus síntomas:

  • Su piel ha adquirido un bronceado excesivo.
  • Ansiedad, nervios o irritación ante la imposibilidad de tomar el sol y bronceado extremo, ya que piensan que van a perder en algún momento parte de su bronceado o perderlo por completo. Cuando estas personas piensan que no están lo suficientemente bronceadas o cuando no pueden tomar su dosis de rayos ultravioleta pueden vivir momentos de bastante ansiedad, ya que necesitan que sus amigos, familiares y entorno les digan lo morenos que están.
  • Suelen sentir frustración e insatisfacción ante la insuficiencia de su tono de bronceado, aún cuando incitan a sus conocidos para ver quien consigue el tono más oscuro y se comparan constantemente con ellos. En la mayoría de los casos consideran que están poco bronceados.
  • Son clientes asiduos de los centros de bronceado o si van al gimnasio usan las cabinas de rayos UVA. Incluso llegan a mostrar un alto grado de ansiedad al contemplar esta posibilidad, hasta el punto de que hay personas tanoréxicas muy delgadas ya que pierden las ganas de comer tanto para sentirse más guapas como para no perder tiempo de exposición al sol.
  • Su piel está rugosa y se la ve deshidratada. Uno de los efectos del sol en la piel es el envejecimiento prematuro, mostrando una piel envejecida y rugosa como la de una persona mayor, o incluso piel seca con falta de brillo.
  • Además pueden presentar facciones muy marcadas también fruto de la deshidratación de la piel. También pueden aparecer manchas.
  • Se exponen desmesuradamente a los rayos ultravioletas sin tener en cuenta los riesgos para la salud. No sólo “no utilizan cremas protectoras” ya que creen que la protección solar evita que se pongan morenas, si no que las cremas que usan son “aceleradoras del bronceado”.
  • Se ha dado el caso de personas jóvenes que para poder acudir a salones de bronceado artificial, no han dudado incluso en quitarle dinero a sus padres con el fin de satisfacer la necesidad.

¿Cuándo hay que alarmarse?


 

 

"La tanorexia tiene consecuencias físicas partiendo de una base psicológica que debería tratarse a tiempo"

 

Ya hemos indicado que esta adicción, al percibirse de forma física, es fácil saber si la persona presenta esta obsesión. Hay una serie de características alarmantes, tanto físicas como psicológicas:

  • Sentimiento de fracaso personal. La persona tanoréxica siente que su color de piel es más claro que el de otras personas y hasta cierto punto algunas lo consideran como un fracaso personal. Al igual que sucede en la anorexia y la vigorexia, el enfermo no es capaz de apreciar la realidad tal y como es. Quien sufre tanorexia está convencida/o de que su piel es pálida, cuando en realidad es oscura, en la mayoría de casos en exceso.
  • Ansiedad y pérdida de apetito.  Como ya hemos comentado anteriormente, ante la imposibilidad de tomar el sol o acudir a cabinas de rayos UVA para conseguir ese bronceado extremo, les ocasiona ansiedad, nervios o irritación e incluso pueda darse el caso de pérdida de apetito. Es el síntoma más extremo. Este es uno de los síntomas extremos en el que pedir ayuda es ya obligatorio.
  • Transtornos. A menudo la tanorexia se asocia con un trastorno depresivo mayor, con el trastorno obsesivo-compulsivo, la fobia social y la fobia laboral.
  • Síndrome de abstinencia. Se puede dar en personas tanoréxicas que dejan de recibir su dosis de radiación. Según un estudio realizado en el 2006 por el Centro Médico Bautista de la Universidad Wake Forest (EE UU), esta situación puede producir síntomas similares a los de la abstinencia de las drogas.
  • Los que sufren tanorexia, en sí, no reconocen su adicción por lo que no acuden al dermatólogo salvo cuando tienen síntomas preocupantes como cambios en los lunares, manchas o arrugas.

¿Cómo se origina la tanorexia?


 

 

"La falta de autoestima puede provocar que queramos parecernos a lo que creemos que es la belleza hasta tal punto que no podamos ver la realidad"

 

En CHC Psicólogos Madrid, Gabinete de Psicología dirigido por el psicólogo clínico Isidro Pérez Hidalgo, hemos querido ahondar un poco más sobre lo que piensa la sociedad de las personas que sufren tanorexia. Hemos preguntado la opinión a pacientes de nuestra consulta, leído artículos, opiniones al respecto y nos hemos introducido en foros. La conclusión es que esta obsesión es algo que sorprende, no entienden cómo una persona puede tener tanorexia con las complicaciones que conlleva, ni comprenden que haya quien ponga en riesgo su salud y menos por obsesionarse con el color de la piel. Tras el sondeo realizado la conclusión es que a la gente le gusta el bronceado normal de la época de verano, pero consideran que “afea” en gran media ver a personas con ese tono tan marrón e incluso con la piel tan arrugada.

Tenemos que decir que al ser una obsesión, para muchos es complicado entender este trastorno. La causa principal de sufrir tanorexia es la falta de autoestima o tener una muy baja autoestima. Pero también pueden darse estas otras causas:

Las personas tanoréxicas sufren dismorfobia que es la percepción distorsionada de la realidad. Para que lo entendamos de una forma clara, es lo mismo que sucede con la anorexia, que la persona que la sufre siempre se ve gorda, por muy delgada que esté. Esto mismo sucede con la tanorexia, ya que la persona no ve que está bronceada y sigue viendo su piel pálida o muy clara. El Trastorno Dismórfico Corporal es la insatisfacción permanente de la propia imagen: aunque la piel tenga una coloración muy oscura, seguirán pensando que es muy clara. La percepción distorsionada de la propia imagen mejora con psicoterapia y es el método más adecuado para tratar este tipo de dolencias.

Volviendo a la baja autoestima de las personas tanoréxicas, suele estar condicionada por cánones de belleza. Hoy en día una piel bronceada es el canon de belleza y la palidez es síntoma de enfermedad o se ve como algo feo, cuando antiguamente las personas con la piel bronceada eran las que pertenecían a la baja clase social ya que trabajaban en el campo, y las de piel más clara pertenecían a clases altas ya que pasaban el día dentro de la casa o debajo de sombrillas. Los cánones de belleza cambian con el tiempo, y afortunadamente ahora vuelve a estar de moda la piel clara, tersa y con un cutis de seda. Muestra de ello son la infinidad de vídeos que podemos encontrar en YouTube o Blogs que nos hablan de trucos caseros para poder conseguir el cutis perfecto de las mujeres orientales.

¿Por qué las personas tanoréxicas necesitan los rayos ultravioletas?


Ello se debe a que la luz del sol estimula la liberación de endorfinas, lo que provoca una sensación de relajación o euforia. La liberación de endorfinas da una sensación de placer en el cerebro estimulando la adicción, por lo que la exposición de la propia piel a la radiación UV tiene su potencial adictivo.

La tanorexia es como cualquier otra adicción, la persona puede tenerla durante años o toda la vida. Para ello es importante el diálogo, que los padres y amigos hablen con ellos o incluso, en los casos extremos mencionados, acudir a un psicólogo.

 

"Las endorfinas son sustancias naturales sintetizadas por el cerebro que, entre otras cosas, alivian el dolor como sólo pueden hacerlo los opiáceos que incluyen a la morfina, la heroína y la codeína. Sin embargo, las endorfinas no tienen los efectos secundarios que acarrean las drogas al sistema nervioso"

Riesgos de la excesiva exposición solar


 

 

"En España, la incidencia de cáncer de piel continúa creciendo anualmente, con aproximadamente  3.600 casos de melanoma mortal"

 

Cáncer de piel. Se trata del más común. La exposición a los rayos ultravioleta (UV) es el principal factor de riesgo de la mayoría de los cánceres de piel.  En España lo sufren 2 de cada 1.000 habitantes, creciendo un 7% anual su incidencia media en la población, y es que la exposición a los rayos ultravioletas posee unos efectos demoledores debido a, como ya hemos dicho, las mutaciones del ADN de las células. Es un proceso lento y silencioso y resulta una enfermedad que ataca preferentemente a personas de piel blanca que se exponen a los rayos sin prestar atención a las recomendaciones. Hay que tener presente que cuando el cáncer cutáneo se detecta en las fases iniciales, la probabilidad de curación ronda el 90%.

Incluso una breve exposición a la luz ultravioleta puede causar mutaciones en el ADN de los melanocitos, las células huésped del melanoma. Un acúmulo de esas mutaciones puede dar como resultado el cáncer de piel. A medida que envejecemos, el número de mutaciones aumenta lo que significa mayor probabilidad de desarrollar cáncer de piel. Aunque los rayos UV representan sólo una pequeña porción de los rayos del sol, son los principales causantes de daño solar en la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel. Los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Los rayos UV del sol también aumentan el riesgo de cataratas y otros problemas visuales.

También pueden suprimir el sistema inmunitario de la piel. Las personas de piel oscura por lo general tienen una probabilidad menor de padecer cáncer de piel en comparación con la gente de piel blanca.

Las quemaduras en el exceso de bronceado son los resultados a corto plazo de la exposición excesiva a los rayos UV, siendo señales de que la piel se está dañando. A ello debemos añadir que la exposición prolongada y continuada causa envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, pérdida de la elasticidad de la piel, manchas oscuras (manchas de envejecimiento), pudiendo surgir cambios precancerosos de la piel como áreas ásperas, secas y escamosas llamadas queratosis actínica.

Tratamiento de la tanorexia


Patricia Krentcil es uno de los casos más conocidos de personas tanoréxicas.

La estadounidense Patricia Krentcil fue acusada en el 2012 de negligencia infantil por presuntamente broncear a su hija de 5 años con rayos ultravioleta.

La tanorexia es un trastorno obsesivo y debe tratarse con psicoterapia. Es una patología que viene dada por una falta de autoestima, como hemos visto, por lo que es la raíz del problema que hay que comenzar a tratarla.  Además de la terapia, en muchas ocasiones será necesario realizar un tratamiento dermatológico para evaluar el estado de la piel y los posibles daños que se hayan podido llegar a desarrollar como consecuencia de la desmedida adicción al bronceado.

Al igual que sucede con cualquier otra adicción, el trabajo, las relaciones sociales y familiares, la autoestima y la vida social se ven duramente mermados por lo que recurrir a un especialista es altamente recomendable.

La intervención psicológica pasa por restringir los comportamientos obsesivos a los rayos ultravioleta, corregir la distorsión en la percepción corporal y cuestionar la importancia del aspecto físico en la valoración personal. La frecuencia de las sesiones de terapia depende de las características y gravedad del problema, reduciéndose conforme el paciente mejora.

Consejo


 

Si conoces a alguna persona que  padece tanorexia es recomendable que la lleves ante un especialista o acudas a este para saber cómo actuar.

 

 “Someterse a la excesiva exposición a la luz solar o rayos UVA, es algo que se puede controlar. Otros factores, como la edad o los antecedentes familiares, no se pueden cambiar”

Artículo de interés

TRATAMIENTO HIPNOCOGNITIVO DEL "TRASTORNO DISMÓRFICO" CORPORAL, por Isidro Pérez Hidalgo.

El Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es un problema común dentro de la salud mental. Ha habido diversos estudios que muestran que la terapia cognitivo-conductual (TCC) resulta efectiva.

 

❤ ¿Desea consultarnos su caso?

Puede hacerlo llamando a

 ☎ 91 555 40 77 ó 91 597 10 90, enviando un email a info@chcpsico.com o haciendo clic en esta imagen: