TEORÍA DEL FLUJO

¿Alguna vez has vivido uno de esos momentos en los que estás tan atrapado en lo que estás haciendo que parece que el tiempo vuela? ¿O estar trabajando en algo que no te supone esfuerzo alguno y al mismo tiempo disfrutas y eres feliz haciéndolo? Nos referimos a esas veces en las que pasamos trabajando horas y nos parece que han pasado minutos, esos momentos en los que literalmente pensamos “se me ha pasado el tiempo volando”.

Pues bien, todo tiene su explicación y para ello tenemos que mencionar al Dr. Mihaly Csikszentmihalyi, Doctor en Psicología, Catedrático de Neurociencias de la Universidad de Stanford, investigador y uno de los fundadores de la psicología positiva.

Teoría del Flujo según Mihaly Csikszentmihalyi.

Para Mihaly Csikszentmihalyi, el “Flow o Flujo” es "ese estado en el que uno se siente completamente absorto en una actividad que proporciona placer y disfrute". El tiempo parece volar y nuestras acciones, pensamientos y movimientos se suceden sin pausa. Todas nuestras energías y nuestra mente, están concentradas en la tarea, utilizando habilidades capaces que llevarlas a un estado de completa satisfacción.

La sensación no es otra que la completa absorción en lo que estamos realizando, llegando hacer haciendo caso omiso o poco caso a otro tipo de necesidades biológicas: comer, beber, o incluso dormir. El tiempo se vuelve irrelevante, nos involucramos completamente, y llegamos a perder la noción del tiempo debido a esa sensación de placer, alegría y satisfacción.

Pero nada nace porque sí y para ello deben cumplirse una serie de condiciones:

En primer lugar, la actividad a realizar debe ser una meta y debemos tener cierta habilidad para conseguirla. Por ejemplo, si no somos pintores, ni nos gusta la pintura y nos dicen que tenemos que pintar una obra de Velázquez, sería imposible provocar el Flujo. Más bien entraríamos en un estado de ansiedad, ya que el reto de esta actividad es superior a nuestra habilidad.

En segundo lugar, la tarea tiene que ser activa y atractiva. Podemos perder la noción del tiempo y sentir alegría cuando vemos una obra de teatro, pero el cerebro en este caso está en modo piloto automático; es decir, no está desarrollando ningún tipo de actividad ni se siente comprometido.

En tercer lugar, la actividad a realizar siempre persigue un objetivo y parte de unos parámetros que conducirán al éxito. Estos parámetros son los que ayudarán a crear y mantener el estado de Flujo, ya que serán los indicadores tanto del progreso como de la calidad de nuestra tarea.

En cuatro y último lugar, la motivación juega un papel clave. Si trabajas para una empresa, a cambio de un salario, puedes conseguir igualmente el estado de Flujo siempre y cuando lo que estés haciendo te satisfaga plenamente y sientas una fuerte motivación interna.

El Flujo se desarrolla

concentracionmentalEl Flujo es ese estado mental que se alcanza cuando la persona que ejecuta una actividad está completamente inmersa en ella. Es un estado que fluye, que sale apenas sin esfuerzo, como algo natural. La base está en plantearse objetivos, y en enfocar toda la energía y capacidad de concentración en conseguir  esos objetivos marcados.

La retroinformación.

Cuando estamos inmersos en el estado de Flujo buscamos la retroinformación, es decir, llegamos a reflexionar de manera crítica y objetiva con lo que estamos haciendo. De esta forma vamos a ser capaces de mejorar cualquier problema que se nos presente, ya que no podemos olvidar que estamos en un estado de plena felicidad, de completa absorción y máxima atención que no hará conseguir un nivel óptimo de creatividad, aprendizaje y resolución.

La motivación.

Según Csikszentmihalyi, el flujo está completamente relacionado con la motivación. Se trata de un estado en el que nuestra mente está completamente inmersa en la actividad que está realizando y aprovecha las emociones para la gestión de dicha actividad y para el aprendizaje.

El lado negativo: la hiperconcentración

Junto con la motivación, la capacidad de concentración juega un papel determinante, si bien es cierto que hay que saber controlar ese estado de concentración cuando se alcanza el máximo nivel y saber dosificarlo para no caer en un desgaste ni rozar la obsesión. Hacemos hincapié en la importancia de no caer en la hiperconcentración, que es cuando la persona llega a ese nivel máximo de estar absorbida por completo. Por ejemplo, descuidar el resto de las responsabilidades diarias o encontrase en la situación de Flujo tan elevado que comience más de un proyecto pero no llegue a terminar ninguno.

Beneficios del estado de Flujo

Para poder conseguir un estado de Flujo, Csikszentmihalyi establece que deben darse tres condiciones: tener clara la meta u objetivo a conseguir, que la retroalimentación sea inmediata y que exista equilibrio entre la oportunidad y la capacidad de desarrollo.

motivarse

Poder disfrutar de estas experiencias y ser capaces de entrar en un estado de Flujo, nos permitirá ir creciendo a medida que vamos superando y consiguiendo nuestros objetivos, aumentado con ello tanto nuestra capacidad emocional como cognitiva. De esta forma, el Flujo nos aportará experiencias positivas, de satisfacción plena y nos hará vivir sentimientos de felicidad a largo plazo que derivarán en el desarrollo y crecimiento personal.

AUMENTAR-AUTOESTIMA

Aumentando tu tiempo de permanencia en el estado de flujo, aumentarán tu motivación interna, tu nivel de aprendizaje y tus fortalezas. Un estado que te ayudará a reducir la ansiedad y elevar al máximo nivel la autoestima y, por consiguiente, tu felicidad. Una felicidad difícil de conseguir con otras experiencias que suponen menor o ningún tipo de esfuerzo, como salir de compras, viajar o ir a un festival. Si bien estas experiencias son necesarias para desconectar y disfrutar, son satisfacciones temporales, a corto plazo, que incluso en exceso pueden llegar a no ser valoradas por uno mismo.

La felicidad y satisfacción en el estado de flujo es todo lo contrario, algo duradero pero que no siempre se logra, si bien con la práctica de hábitos productivos cada vez será más fácil llegar a este estado.

 

CONSEJOS

A continuación, unos consejos y pasos para llevar a cabo que te ayudarán a poder entrar en el estado de Flujo:

  • Debes tener el firme propósito de conseguir una meta realista.
  • Construye un entorno adecuado en el que te sientas bien, libre de distracciones, tanto internas (como pueden ser las preocupaciones o problemas pendientes de resolver) como externas (teléfono, visitas, etc).
  • Visualiza tu objetivo y organiza tus ideas.
  • Concentra toda tu atención y pon todos tus sentidos en lo que vas a hacer. No comiences otro proyecto hasta que hayas terminado el que has comenzado. Si te resulta difícil concentrarte, lee este enlace. Puedes consultarme tus dudas enviando un email a info@chcpsico.com o llamando al teléfono de la consulta (+34) 91 555 40 77.

Te animo a trabajar en ello día a día. Como siempre, todo propósito requiere un esfuerzo, motivación y concentración, pero a base de práctica ¡Lo conseguirás!

Isidro Pérez Hidalgo, Psicólogo clínico.