TOC. ¿Qué es el TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo se caracteriza por una serie de conductas y pensamientos que ocurren de manera forzada, y que resultan perturbadores para la persona que los sufre. El TOC o TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO es un trastorno mental en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez (compulsiones).

El término “compulsión” hace referencia a un comportamiento que nos vemos obligados a hacer con objeto de reducir momentáneamente nuestra inseguridad y/o nuestra ansiedad. Las compulsiones pueden estar relacionadas con una limpieza y orden excesivos, con un intento desmedido de mantener el control de uno mismo y de las situaciones, o con la prevención exagerada de situaciones potencialmente peligrosas.

El término “obsesión” hace referencia a un pensamiento que se repite de forma muy persistente y que la persona no elige plenamente, sino que aparece de modo forzado. Las persona que padece obsesiones intenta, con escasos resultados liberarse de ese tipo de pensamientos.

La presencia de preocupaciones excesivas generan tanta ansiedad o malestar que les llevan a realizar actos o acciones (compulsiones) para aliviar o hacer desaparecer dicho pensamiento. Aunque no tengan sentido, están fuera del control de la persona que lo padece y les afectan al funcionamiento en su vida cotidiana. Así por ejemplo, una persona que está excesivamente preocupada por el orden, se pasará el día ordenando su casa y/o lugar de trabajo para que no haya nada fuera de lugar que le cause malestar; y una persona con un miedo excesivo a la contaminación, evitará el contacto directo con todo aquello que considere que puede estar infectado y, si lo toca, sentirá la necesidad de lavar la parte de su cuerpo con la que ha estado en contacto.

Causas

Se desconce la causa exacta del TOC. Los factores que pueden influir incluyen lesiones en la cabeza, infecciones y funcionamiento anormal en ciertas zonas del cerebro. También se cree que los genes e incluso los antecedentes de abuso físico o sexual pueden incrementar el riesgo de TOC.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer a cualquier edad, en la infancia, en la adolescencia o en edad adulta y se manifiesta con pensamientos, impulsos o imágenes mentales repetitivos que causan ansiedad: son las llamadas obsesiones. Entre los principales síntomas podemos destacar los siguientes:

  • Miedo excesivo a los microbios
  • Pensamientos prohibidos relacionados con el sexo, la religión, o sobre dañar a otros o a sí mismos
  • La necesidad de que exista orden.

También realizan comportamientos repetitivos en respuesta a sus pensamientos y obsesiones. Los ejemplos incluyen:

  • Verificar una y otra vez las acciones (como apagar las luces y cerrar la puerta)
  • Conteo excesivo
  • Ordenar las cosas de una cierta manera
  • Lavarse las manos repetidas veces para evitar una infección
  • Repetir las palabras en silencio
  • Rezar en silencio una y otra vez

No todas las personas que tienen hábitos o rituales que disfrutan realizar tienen TOC; sin embargo, la persona con TOC:

  • No es capaz de controlar sus pensamientos o comportamientos, incluso cuando entiende que son excesivos.
  • Dedica al menos una hora del día a estos pensamientos o comportamientos.
  • No obtiene placer de realizar un comportamiento o ritual, más allá de un breve alivio de la ansiedad, tal vez.
  • Tiene grandes problemas en la vida diaria debido a estos pensamientos o rituales.

Las personas con TOC también pueden tener un trastorno de tic, como: 

  • Parpadeo de los ojos
  • Muecas faciales
  • Encoger los hombros
  • Sacudir la cabeza
  • Aclarar la garganta, hacer ruidos de inhalación, o gruñidos repetidamente

Tratamiento

Es muy frecuente que los síntomas conductuales y de pensamiento vayan unidos, por eso se suele hablar de “Trastorno Obsesivo Compulsivo” o “TOC”. Este trastorno ha sido objeto de muchos estudios tanto desde el campo de la Hipnosis Clínica o Hipnoterapia como del de la Terapia Cognitivo Conductual y cada vez se van comprendiendo mejor los mecanismos mentales que lo provocan y mantienen. La psicoterapia (terapia cognitiva conductista o TCC) ha demostrado ser efectiva para este trastorno. Durante la terapia, la persona es expuesta muchas veces a una situación que desencadena los pensamientos obsesivos y aprende gradualmente a tolerar la ansiedad y resistir las ganas de llevar a cabo el acto compulsivo. La terapia también se puede utilizar para reducir el estrés y la ansiedad, y resolver conflictos internos.

Nuestro tratamiento, busca una mejoría relativamente rápida de las dos facetas del problema y por ello combinamos Hipnosis con otras técnicas y nuestro objetivo es demostrar al paciente que puede ser dueño de su mente y su conducta.